Lionel Messi entró, pero no pudo cambiarle la cara al equipo: "No estoy bien"