Miele: “Si hay lógica, tengo que ganar por un amplio margen”

(0)
8 de diciembre de 2001  

Afuera la lluvia ya paró. Tímidos rayos de sol se filtran por entre un grupo de grises y obstinadas nubes. En una oficina sobre la calle Esmeralda, desde la que se ven algunos carteles luminosos de la avenida 9 de Julio, Fernando Miele invita un vaso de agua y se dispone a la charla. ¿El motivo? Las elecciones que habrá el sábado próximo en San Lorenzo, que determinarán quién presidirá el club por los próximos tres años, y en las que Miele irá por el sexto mandato consecutivo, tras quince temporadas de gestión.

“Yo creo que si hay una lógica, tengo que ganar por un amplio margen, porque la gente sabe todo lo que hicimos por San Lorenzo. Le devolvimos la dignidad, le devolvimos la alegría, esa grandeza que tenía San Lorenzo archivada.” El presidente habla, gesticula, mueve las manos, expone recortes periodísticos, sonríe tímidamente ante la cámara y se enoja cuando le mencionan las críticas de la oposición.

–¿Siente que éstas son las elecciones más difíciles que tiene que enfrentar en quince años?

–No, más difíciles eran las primeras. En el 89 fueron muy duras, porque no estaba el estadio, porque había complicaciones financieras y económicas, veníamos prácticamente últimos en el campeonato. Aquélla fue la peor campaña que hicimos en quince años. Pero también se ganó bien.

Se lo nota embalado, decidido a continuar por tres años más. “Hay que tener en cuenta que, con excepción del 89, fueron quince años de salir primero, segundo, tercero, de estar siempre ahí. Ganamos un montón de Liguillas y jugamos muchas Copas Libertadores; antes del 86, San Lorenzo sólo había jugado dos Libertadores. Cuando llegamos nosotros le fuimos dando eso que tiene el equipo ahora y que te lo dan las competencias internacionales. Y ahora vivimos el mejor año deportivo de la historia del club, con un título con todos los récords y la primera final de un torneo internacional; ¿qué más?”, se pregunta Miele, aquel empresario casi desconocido que se presentó en 1986 y que hoy es uno de los presidentes de clubes con más antigüedad.

–Una de las críticas de la oposición a su gestión es su modo personalista de dirigir el club.

–¿Quién es el vicepresidente de la República? No lo conoce nadie. Ni el de ahora, ni el de antes, ni ninguno; no es una cuestión de personalismo. Cuando nombran a una gestión, ¿quién sale bien grande en la lista? ¿Quién conoce al resto de los que la integran? Nadie; esto es así.

–También le critican los desarreglos económicos del club.

–El problema financiero-económico no me asusta. Nosotros somos dirigentes que tuvimos cintura para manejar las crisis; en dos años sólo vendimos medio jugador (por el 50% del pase de Matías Verón, a Reggina), y por eso hoy tenemos crisis. Pero son circunstanciales. A lo mejor es nuestra culpa, porque quisimos mantener un equipo competitivo, con los Romagnoli, los Franco, los Estévez, para salir campeón y darle alegrías a la gente.

Cuando se le mencionan las listas opositoras, su tono de voz cambia y su molestia crece. “Tuvimos una oposición con un signo maquiavélico –describe–, sin ningún objetivo; el único era tratar de derrocarnos a nosotros. La venta de Romeo y Romagnoli a Alemania se cayó por su culpa. Fue un acto de terrorismo, porque ellos boicotearon la operación. Eso también hay que decirlo.”

Y agrega: “San Lorenzo no es más un club de barrio; hoy es un equipo que trascendió las fronteras y está en el puesto 15º en el mundo. Todo eso te demuestra que si estás en ese lugar, ya sos un club importante, no se maneja más como el almacén de barrio, con la libreta del almacenero. Ahora hay que manejarse a un nivel mundial, y eso es lo que les molesta a los mediocres; quieren que siga siendo un club de barrio para poder manejarlo.

“Lo que le di al club la gente ya lo sabe; los demás tienen que probarlo. A lo mejor te venden la cancha de nuevo, o te hacen una sociedad anónima, ¿viste?”, conjetura.

La noche ya cayó sobre el microcentro porteño. Fernando Miele se despide y deja su última sentencia: “Hoy San Lorenzo tiene futuro porque tiene presente, y eso lo logramos en este pasado de quince años. Eso es lo que la gente debería valorar”. Miele, el hombre fuerte de San Lorenzo por quince años y que quiere seguir.

El futuro de Pellegrini

“¿Si Pellegrini va a continuar el próximo año? Tiene contrato hasta junio de 2002”, aclaró Miele sobre la continuidad del DT. “El habló de algunas condiciones que se debían cumplir para que siguiera: la única es que yo gane las elecciones. Los problemas económicos no serán inconveniente. Sólo que él no estaba acostumbrado a esto en su país.”

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.