Mil policías en el clásico de La Plata, pese a que no habrá público visitante