Milan-Inter, tedioso empate

El 0-0 retrató a dos planteos mezquinos, con pocas situaciones de gol; el miércoles próximo, el desquite
(0)
8 de mayo de 2003  

MILAN (EFE).- El miedo a perder fue demasiado fuerte para los dos. La fiebre resultadista que domina al calcio se potencia en situaciones como la de ayer, en la que estaba en juego nada menos que la mitad del pasaje a la final de la Liga de Campeones. Con este panorama, no resultó extraño que Milan e Inter empataran 0 a 0 en una primera semifinal tediosa, volcada a la lucha y sin espacio ni intenciones para el juego. Fue el clásico lombardo N° 255, el más importante en 74 años de enfrentamientos, según los historiadores. Ciertamente, no quedará en el recuerdo por apuntes futbolísticos destacados. Inter, con Hernán Crespo y Alvaro Recoba, dispuso de alguna ocasión en el primer tiempo.

Milan sólo se acordó de buscar en el último cuarto de hora del encuentro, cuando reemplazó a los volantes combativos Brocchi y Gattuso para que ingresaran hombres con más manejo y profundidad, como los brasileños Serginho y Rivaldo y Fernando Redondo. En Inter fue titular Javier Zanetti.

El desquite se disputará el miércoles próximo, nuevamente en el estadio Giuseppe Meazza, lo cual plantea una paradoja reglamentaria: como los goles de visitante se computan dobles en el caso de igualdad de puntos y diferencia de tantos, a la luz del marcador en blanco de ayer, en el segundo partido se clasificará Milan -será visitante- si se produce un empate en uno o más goles.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.