Con un gol de Valeri, Portland venció a Columbus y se consagró campeón de la MLS