Mourinho, Guardiola y Emery: los enemigos íntimos en el Viejo Continente