¿Mourinho, una solución portuguesa de corto plazo?