El torneo Apertura. Muchas excusas y muy poca autocrítica