Mundial Rusia 2018. Todo lo que se juega Perú para seguir en el lugar al que tanto le costó llegar

Ricardo Gareca, en conferencia de prensa
Ricardo Gareca, en conferencia de prensa
Claudio Mauri
(0)
20 de junio de 2018  • 20:00

EKATERIMBURGO.- En la sede más al Este de las once del Mundial, donde los Urales dividen la inmensidad de Rusia entre Europa y Asia, el Perú de Ricardo Gareca intentará que su buen suceso futbolístico no termine únicamente con haber vuelto a la gran cita futbolística después de 38 años, sino agregarle otro acontecimiento positivo: ganar un partido mundialista, algo que Perú no consiguió en los siete anteriores, desde el 4-1 a Irán en Córdoba en 1978, con un hat-trick de Teófilo Cubillas. Pasaron otros tres encuentros en la Argentina, tres en Italia 1982 y el debut en 2018 contra Dinamarca sin festejar una victoria. El demorado triunfo ahora se hace más urgente, y también se avizora complicado porque enfrente, desde las 12 de la Argentina, Perú se medirá con Francia , favorita a adjudicarse el grupo pese a su desteñido 2-1 sobre Australia.

Tierra en la que la revolución bolchevique asesinó al zar Nicolás II, en la que además las abundantes extracciones carboníferas y de minerales dieron acero para parte de la construcción de la Torre Eiffel y la Estatua de la Libertad, por no hablar de la mole de hierro que es el estadio Ekaterimburgo Arena, Gareca afronta el desafío de que su equipo genere gol, adquiera eficacia, para rentabilizar el buen juego que Perú mostró en la derrota 1-0 frente a Dinamarca. "Estamos acostumbrados a las situaciones límite, nos sabemos manejar en ese contexto. En estos tres años y medio que llevo en Perú siempre la idea fue salir a ganar ante cualquier rival", expresó en la última conferencia de prensa, seguramente recordando que en un momento de las eliminatorias estaba muy lejos del Mundial y necesitó del Repechaje contra Nueva Zelanda para clasificarse.

Las lágrimas de Cueva por haber desviado el penal expusieron más crudamente la falta de gol. Y surgieron algunas críticas para el "Tigre" Gareca, que antes del partido en Saransk tenía una aprobación de su gestión del 99 por ciento de acuerdo con una encuesta pública de El Comercio-Ipsos. Le objetaron, entre ellos, José "Chemo" del Solar, que Paolo Guerrero fuera suplente e ingresara recién en la última media hora. El planteo inicial fue con un único delantero, Jefferson Farfán.

Sobre Guerrero –con 34 años y 166 días se convirtió en el peruano de mayor edad en disputar un Mundial-, Gareca se justificó ayer en que el delantero se incorporó semanas después de que la preparación empezara el 3 de mayo, luego de que fuera habilitado por su caso de doping. No quiso confirmar si será titular. "Lo más importante es el equipo. Durante todo el proceso nos faltaron jugadores importantes y representativos, y sin embargo estamos acá", agregó Gareca, que no confirmó la formación, pero se estima que Guerrero entrará por Farfán, mientras que por el lesionado Renato Tapia ingresará Pedro Aquino.

El técnico argentino fue demostrando en su gestión que se guía más por la actualidad que por los pergaminos. Admitió que al principio citaba futbolistas de renombre sin saber cómo estaban, pero que después le fue dando paso a jugadores emergentes con buen presente y continuidad. Con este criterio, de las listas fueron desapareciendo Claudio Pizarro, Juan Vargas y Carlos Zambrano, entre otros, por notar escaso compromiso y aburguesamiento de veteranos. Al mismo Farfán lo hizo pasar por el purgatorio hasta que cambiara de actitud. Y esos huecos los fue cubriendo con jóvenes del torneo peruano, como Flores y Ruidíaz, que no tardaron en ser transferidos al exterior.

Gareca expresó que su equipo está en condiciones de conseguir lo que nunca pudo Perú en sus cuatro mundiales: vencer a una potencia. La Argentina, Alemania, Italia, Holanda y Brasil fueron obstáculos insalvables.

Didier Deschamps no quedó conforme con el 2-1 sobre Australia. Habrá un par de cambios en busca de mejoras: Giroud ingresará por Dembelé y ocupará el puesto de centro-delantero, con lo cual Griezmann partirá de posiciones más abiertas, de su preferencia, como ocurre en el Atlético de Madrid con la pareja que arma con Diego Costa. Por Tolisso entrará Blaise Matuidi, un recuperador con despliegue para cortar el circuito de toque y asociación de Cueva y Carrillo en el medio. Deschamps también suma veteranía con esas dos modificaciones.

Lo que no le faltará a Perú es aliento desde las tribunas. Con más de 43.000 entradas figura octavo entre los países que vendieron más localidades. Además de los peruanos residentes en su país, llegaron muchos emigrantes desde los Estados Unidos y Europa. En semejante demanda hay una historia muy particular, la de Miguel, que al no poder conseguir tickets convencionales adquirió un asiento para espectador con movilidad reducida y se puso a engordar 25 kilos para obtener el certificado de persona con obesidad mórbida. Para adelgazar ya habrá tiempo.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.