Mundo Boca: mucha seguridad, aplausos para los jugadores y críticas para Angelici

Lisandro López encabeza el saludo del plantel de Boca, luego de un triunfo que no bastó para revertir la serie
Lisandro López encabeza el saludo del plantel de Boca, luego de un triunfo que no bastó para revertir la serie Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Franco Tossi
(0)
23 de octubre de 2019  • 01:52

Se esperaba que la revancha del superclásico en la Bombonera tuviera situaciones más allá de lo que pasara en el campo de juego entre Boca y River. Había temor. En la Seguridad, ante una posible represalia al micro visitante por lo sucedido el 24 de noviembre pasado, en el que el ómnibus xeneize fue apedreado y provocó la suspensión de una final continental que, en efecto, viajó a Madrid. También en el club: los directivos y plantel estarían en la mira de los hinchas si la épica remontada no ocurría, una frustración superclásica más del último lustro que irrita. Y varias cosas alrededor de eso ocurrieron en una noche que, también, tuvo su cuota de gran fiesta más allá de la eliminación. Sobre todo, lo vinculado a la institucional. Hubo una sentencia del hincha al final del 1-0 que no alcanzó: "Angelici, botón, sos un hijo de p..., la p... madre que te parió". El presidente fue el foco. Y en las elecciones de diciembre, el hincha puede hablar más fuerte.

Porque en cuanto al equipo, las tribunas tuvieron poco que reprochar. Se esperaba más de River y mucho menos de Boca, pero terminó siendo al revés, paradójicamente. Los fanáticos se rompieron las manos para reconocer el esfuerzo, la intensidad y la pasión con la que el conjunto xeneize intentó la remontada épica. Todo cambió con el partido. Porque, de hecho, se esperaba que desde la tribuna cayera una mayor presión sobre sus jugadores. Tal es así que antes de que comenzara el precalentamiento del Millonario, bajó un duro mensaje desde la barra brava y sus costados repleto de hinchas: "¡A ver, a ver los jugadores si pueden oír, por la camiseta de Boca matar o morir!". Sin embargo, la actitud y las ganas de buscar el resultado necesario que mostró el equipo generó entusiasmo, fuerzas y reconocimientos entre los fanáticos.

El color de siempre: noche de Copa en la Bombonera
El color de siempre: noche de Copa en la Bombonera Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

Porque todos terminaron siendo felicitados a través de los aplausos y las canciones de apoyo, que a más de uno le generó la caída de alguna lágrima de emoción. El clima que se palpaba en los minutos previos al duelo marcaban un pulso totalmente diferente. Mientras los empleados intentaban sacar la gran cantidad de papelitos que tiró la hinchada en el recibimiento, cuestión que demoró el inicio del partido casi 15 minutos, la hinchada ovacionó al ídolo: "Que de la mano, de Carlos Tevez, todos la vuelta vamos a dar". El capitán saludó y los aplausos desde los cuatro costados no tardaron en llegar. Acaso, la mención de su apellido en la voz del estadio al presentar las formaciones, junto al de Esteban Andrada y Alexis Mac Allister, habían sido los más reconocidos. ¿Alfaro? Una de las mayores indiferencias desde que llegó en enero. No obstante, cuando se consumó la caída en la serie de semifinal, absolutamente todo el plantel se llevó las "gracias" hecha aplausos.

En cuanto a la seguridad, no era un tema menor. No por nada el operativo incluyó un mega trabajo que involucró a 1500 policías de la Ciudad y 800 hombres de seguridad privada, además del secreto bajo siete llaves acerca de qué recorrido haría el Millonario para arribar a La Boca. Algún conflicto esperaban. Y así fue: a falta de más de una hora para el encuentro, se registraron represalias de la policía en los accesos a las tribunas Norte que dan al Riachuelo. La seguridad se habría visto desbordada en un momento de la noche y comenzó a alejar a la gente con golpes.

El final: el festejo de River, otra frustración para Boca
El final: el festejo de River, otra frustración para Boca Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

La gente fue con esperanzas, pero no esperaba ver que sus futbolistas fueran tan al frente como lo hicieron. Ese combo que formaron entre la necesidad de reconocer al plantel por la muestra de carácter y la imposibilidad de disputar una nueva final de Libertadores, hizo que la gente marcara una tendencia clara de cara al 8 de diciembre: Angelici y el oficialismo corren un alto riesgo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.