Newell's y San Lorenzo dejaron todo como estaba