La crisis de un grande. Ni encerrado tiene paz