El torneo Clausura. Ni Ortega frenó la caída