La opinión del plantel. No hay margen de error en San Lorenzo