No hay que ser prejuicioso con un fútbol que dispara ideas

Juan Pablo Varsky
Juan Pablo Varsky PARA LA NACION
La euforia y la tristeza en una imagen: los jugadores de Rusia celebran el pase a cuartos; detrás, la frustración española
La euforia y la tristeza en una imagen: los jugadores de Rusia celebran el pase a cuartos; detrás, la frustración española Fuente: Reuters
(0)
4 de julio de 2018  • 23:59

Abril de 2000. "Usted comenta los partidos de acuerdo con sus ideas preconcebidas. Si el partido no se ajusta a sus ideas, no le gusta. Debe ser al revés. El partido debe generarle nuevas ideas." El hombre me lo dijo en el Aeropuerto de Maracaibo antes de subirse al avión charter que nos llevaba a Ezeiza. Se fue, caminando rápido tal cual su estilo. Argentina había superado 4 a 0 a Venezuela por la clasificación al Mundial de Corea-Japón.

No me había gustado el rendimiento del equipo a pesar del resultado. Mejor dicho, no había jugado como a mí me gusta: tenencia de la pelota, movilidad de receptores, generación de ataques por los costados, finalización por el medio con delanteros y medios que lleguen de atrás, equipo comprimido para defender/recuperar y desplegado para atacar/definir. Siempre los once juntos. Ya de vuelta en Buenos Aires, quise agradecerle ese concepto que me ayudaría para el resto de mi carrera. Fue imposible alcanzarlo.

Despojarse de prejuicios para analizar fútbol es liberador. No te quita el gusto por un determinado estilo. Te agrega recursos para entender un planteo y su ejecución, aunque no te guste. El Mundial es ideal para este propósito. Su formato y su dinámica lo alejan del futbol de clubes. Los campeonatos normales tienen 38 fechas, sumadas las de local y visitante. Las Copas continentales (Libertadores, Champions, Sudamericana, Europa League) son mucho más cortas pero sus fases de grupos incluyen seis partidos y, salvo las finales en Europa, sus duelos de mano a mano se juegan a doble partido, en casa y afuera. La Copa del Mundo no perdona tropiezos. Un mal resultado te manda al aeropuerto.

Ahí está mi meme favorito, el del Hombre Araña duplicado, con España, Argentina, Alemania, Portugal embarcando sus vuelos de regreso. Este poderoso efecto igualador no debería pasar inadvertido a la hora entender planteos y decisiones de los entrenadores.

Stanislas Cherchesov, el bigotón que dirige a Rusia, declaró en conferencia de prensa tras ganarle a España: "no nos gusta jugar así pero creí que era la mejor manera ante este rival". Tras el 0-3 ante Uruguay, el DT cambió a una linea de cinco defensores, cuatro medios y el divino de Dzyuba adelante. Un bloque bien compacto con no más de 25 metros entre la defensa y el 9. Su objetivo fue cortar toda línea de pase en el último tercio de la cancha, bloquear todo intento de ataque por el centro y que su rival tuviera la pelota en lugares inofensivos. Hacer el partido largo, estirarlo, llevar la incertidumbre en el marcador lo más lejos posible son aspectos comunes en las estrategias de quien admite la inferioridad.

Resumen del partido España - Rusia en el Mundial de Rusia 2018

01:20
Video

Pasan los minutos. El equipo potencialmente superior comprueba cómo no puede doblegar a un adversario que le regala la pelota y esos espacios que no le interesa cubrir. El tiempo también se convierte en rival del favorito. El inferior se agranda. En un partido de Liga no pasa nada. Acá puede pasar cualquier cosa.

Es la esencia del Mundial, imprescindible para cualquier análisis. Rusia pasó por penales. Dinamarca ejecutó un plan similar ante Croacia. Su técnico tomó como referencia el 3-0 ante Argentina, donde Modric y Rakitic manejaron el juego a su voluntad. Hareide no quiso que a su equipo le pasara lo mismo. Armó dos lineas de cuatro con extremos que tuvieran bien incorporado el retroceso defensivo. Con un equipo que renunció al control de la pelota, Eriksen quedó como segundo delantero detrás de Cornelius, más vinculado con el final de los ataques que con su elaboración. Croacia hace mucho daño cuando puede recuperar arriba y atacar con sus extremos y con sus cracks llegando desde la segunda linea. Para evitar esas pérdidas en propio campo, Dinamarca salió con lanzamientos largos para tomar los rebotes y avanzar desde allí. Llevó la serie a penales. A pesar de las atajadas del inmenso Schmeichel, perdió. El resultado no invalida ese planteo que lo hizo competitivo hasta el final.

Resumen del partido Croacia - Dinamarca en el Mundial de Rusia 2018

03:13
Video

Sin su crack James Rodriguez, Colombia se enfrentó con Inglaterra. Para este duelo de octavos, Jose Pekerman armó un trivote de medios defensivos: Sanchez, Barrios y Lerma. Quintero de enganche, Cuadrado y Falcao delanteros. Interpretó que debía desactivar el circuito ingles del centro del campo con Henderson de cinco, Lingard y Alli como interiores. Sin James, resignaba el argumento de la pelota. Podría haber puesto a Muriel por la izquierda y armar un 4-2-3-1 con Cuadrado abierto en la derecha y Quintero detrás de Falcao? Seguro. Pero si vale el contrafáctico para un hipotético mejor ataque, déjenme decir que Barrios y Sánchez hubieran sido poco para ese triángulo ingles en la gestación de juego con la pelota en su poder.

"Colombia fue amarrete. Inglaterra no demostró nada", suena la critica lapidaria. ¿Y si Inglaterra no demostró nada justamente por culpa de la formación colombiana? Eso sí se puede ver. Harry Kane se retrasó varias veces en el campo porque no recibía el balón debido a ese 3 contra 3 en el medio, un molesto obstáculo. Kane marcó el gol de penal. José cambió porque no se quedaba afuera. Sacó mediocampistas y puso delanteros. Afuera el creativo Quintero y a regar de centros a Falcao y a Bacca con Cuadrado y Muriel abiertos en un 4-4-2 bien marcado. Lo empató con Mina y estuvo para ganarlo en el primer suplementario. Tuvo ventaja en los penales. Mateus Uribe y Bacca fallaron. Festejó Inglaterra.

Resumen del partido Colombia - Inglaterra en el Mundial de Rusia 2018

03:34
Video

Con el número puesto, sacudir a Pekerman por "amarrete" es hacer lo que se tanto se critica: resultadismo. Analizar el partido sólo por el resultado sin tener en cuenta el contexto, el rival, el desarrollo del juego y, sobre todo, nuestros gustos. Marcelo Bielsa me lo enseñó hace 18 años.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.