Las eliminatorias. No hubo resplandor: sin brillo, Brasil luchó y ganó