No sólo el campeonato estará en juego, sino también el futuro del técnico Ischia