"No voy a poder solo, necesito de los 17 millones de hinchas"

En un emotivo acto, Passarella asumió como flamante presidente; llamó a la unión de los riverplatenses
Alberto Cantore
(0)
10 de diciembre de 2009  

La presentación oficial de Daniel Passarella como flamante presidente de River se debe dividir en dos episodios: el emotivo acto que se desarrolló en el gimnasio principal del Monumental, donde los integrantes de la lista Frente Liderazgo Riverplatense, que se impuso en las elecciones del sábado pasado por seis votos, recibieron los diplomas que los acredita como integrantes de la comisión directiva y fiscalizadora, y la primera conferencia de prensa que ofreció en el salón de honor el Káiser, como máxima autoridad del club de Núñez.

En el primer acto brotó la emoción con la imagen de Passarella rodeado de su esposa Graciela, su hijo Lucas, sus nietas Victoria y Soledad, y su nuera Sol, toda una síntesis del regreso de la familia al club que pregonó el Káiser en su sencillo discurso. También el mensaje sentido, el pedido para que se abandonen las diferencias y las banderías políticas. Más tarde, frente a los medios, el presidente utilizó palabras filosas para describir la delicada situación de la entidad y su plan para devolverle el esplendor a los millonarios.

"La batalla terminó y las heridas mías están todas cicatrizadas. Quiero invitar a todos los riverplatenses a un reencuentro, porque River nos necesita a todos. No voy a poder solo sacar a River de la situación en la que está. Necesitamos de la ayuda de los 17 millones de hinchas que River tiene en la Argentina. Pienso que aquellos que fueron derrotados deben recapacitar y asumir que perdieron. No es fácil ponerse en el lugar de ellos. Deben sentirse abatidos, como lo hubiera estado yo y mi gente si perdíamos por seis votos, aunque hubiéramos estado aquí apoyando", manifestó Passarella, que durante la ceremonia fue vitoreado por la gente -hasta un pequeño grupo gritó Chacabuco/ Chacabuco , su ciudad natal- y por la nueva comisión directiva. Ya en la trastienda, recibió las felicitaciones de Antonio Caselli -contrincante en los comicios y quien le brindó apoyo en la decisión de la Junta Electoral con sus dos representantes y que ahora se perfila como un aporte externo del nuevo ciclo-, los ex presidentes Alfredo Davicce y David Pintado, y el ex jefe de gobierno de la ciudad, Aníbal Ibarra.

La ausencia del titular saliente José María Aguilar en el traspaso del mando determinó que fueran los vicepresidentes Julio Macchi y Domingo Díaz los encargados de presidir la celebración. "Me sorprendió un poco la ausencia de Aguilar. Igualmente, me llamó para desearme suerte en la nueva gestión", sostuvo Passarella, con Diego Turnes y Omar Solassi, los vicepresidentes 1° y 2°, respectivamente, como laderos.

Pero el tono de las declaraciones de Passarella fue subiendo, y fijó su posición acerca de las cuestiones económicas que preocupan en Núñez. "En mi opinión, los números no me cierran entre lo que se compró y lo que se vendió en el club. Y es bastante grande la cantidad que no me cierra... No sé si hubo manejos raros, pero si los hubo se acaban", fue el crudo mensaje que ensayó, y aseveró que sus asesores empezaron a trabajar en una auditoría contable para saber la realidad contable. Y agregó: "No voy a poner la cara para que los que están atrás mío se queden con lo que no es de ellos. No soy político, me gusta ir al hueso. No es fácil el desafío, pero tengo ganas de que el hincha diga: Passarella nos hizo dar el salto más grande. Para eso tenemos que empezar de pequeño y pensar en grande".

No se adentró en el futuro futbolístico, aunque se atrevió a dejar dos definiciones. La primera, acerca de la ausencia de River en la próxima Copa Libertadores: "Es una sensación fea; es un trofeo que anhelo porque nunca lo pude ganar", dijo. Y cuando se lo indagó sobre el objetivo para el Clausura 2010 sentenció: "Cuando era técnico no le preguntaban al presidente, me preguntaban a mí y me mataban a mí; ahora soy presidente, le tienen que preguntar el técnico", cerró con una sonrisa.

El Káiser recorrió el primer día de su gestión como presidente de River, una carrera que se proyectará durante los próximos cuatro años.

2 horas antes de la ceremonia, el juzgado civil N°89, a cargo de la magistrada Agueda Rosa Vila, no dio curso a la solicitud de no innovar que realizó la lista N°2, que tenía como candidato a Rodolfo D´Onofrio, en las elecciones del sábado pasado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.