Punto de vista. Nostalgia por los capotécnicos