Opinión. Orden, esa palabra fetiche con resonancia interna