La primera B Nacional. Otra frustración