Otra jornada mágica en Brasil

En un clima adverso, con 60.000 hinchas que pretendieron hacerle sentir la presión en el Mangueirao, Boca volvió a dar una muestra de su temple y conserva viva su ilusión
(0)
16 de mayo de 2003  

BELEM (De un enviado especial).- Otra vez se hizo grande en Brasil. Como en aquella noche mágica en el Morumbí, cuando ganó la Copa Libertadores 2000 frente a Palmeiras. Sacó su chapa de grande, de campeón, y revirtió su imagen y el 1 a 0 sufrido ante Paysandú, en la Bombonera. Ni siquiera titubeó cuando le empataron el partido 1 a 1. Sabe que el torneo continental es su objetivo, para volver a Tokio y disputar la Copa Europeo-Sudamericana. Y con una ráfaga de fútbol lo definió. Ahí está Boca, levantando las manos, demostrando que vive y que en los peores momentos, contra las cuerdas, sale guapeando y sigue de pie.

Es cierto que sintió el rigor de entrada. Desde el día previo al partido la torcida del "terror bicolor", como se conoce a los hinchas de Paysandú, se encargó de refrescarle a Boca que eran los intrusos de su fiesta. Hasta las autoridades de la ciudad aprobaron una moción para que la gente se retirara antes de su trabajo o no concurriera a ellos para que no se perdieran el partido que Paysandú denominó "el más importante de su historia".

Boca fue más visitante que nunca. Ni los pergaminos del equipo dirigido por Carlos Bianchi amilanó a los fanáticos del albiceleste. Cualquier método que valiera para perturbar la concentración de los xeneizes lo ponían en práctica. Así fue como en la madrugada de ayer 30 hinchas hicieron explotar varias bombas de estruendo en el hotel Hilton, el improvisado búnker xeneize. Ni la policía los pudo disuadir. Llevó a varios de ellos detenidos, pero luego en repetidos operativos comando con motos continuaron su misión. "¿Si escuché las bombas? Sí, la última la tiraron a las 3.12 de la madrugada. Después se hicieron una siesta y volvieron a la carga a las 7...", comentó Carlos Bianchi.

En la cancha se vivió un clima ardiente. Ni la torrencial lluvia apagó la pasión de casi 60.000 hinchas, que con 40.000 banderas y cornetas le pusieron un marco impresionante al estadio. El estadio parecía tener vida propia, latía. No por nada lo llaman también "la Bombonera". Al ritmo de una comparsa siempre se escuchó estruendoso "arriba el papao (cuco en brasileño)", el seudónimo de Paysandú.

Si la meta era achicar a Boca, nunca lo consiguieron. Al contrario. El entorno caliente agrandó al equipo argentino, que en la adversidad ha mostrado tener un temple de acero.

El equipo de la entidad de la Ribera no estuvo solo. Como siempre, tuvo la compañía de su gente, que no lo abandona en ningún lugar del planeta. Un poco más de cien hinchas, con toda la parafernalia azul y oro, se instalaron en un rincón y se hicieron sentir durante todo el encuentro.

Boca les respondió. Hizo que el viaje de sus fieles no fuera en vano. Ganó con autoridad, con la actitud que siempre pregona, a lo Boca.

"Estamos para campeones"

El Mellizo volvió a ser el mejor jugador del equipo xeneize. No lo pudieron parar. "Sabía que que si jugábamos como podemos, Boca era más que Paysandú. Nunca den por muerto a Boca. Teníamos que demostrarnos que estamos para salir campeones y hoy lo hicimos", dijo el delantero.

La idea de Macri es reducir el plantel

BELEM, Brasil (De un enviado especial).- En el futuro inmediato de Boca aparecen varias cosas para resolver. Una de ellas es la conformación del plantel que jugará el próximo Apertura. El presidente Mauricio Macri adelantó que la postura de Boca será "vendedora", ya que hay un plantel con 35 jugadores y, además, otros quince futbolistas que están a préstamo en otros clubes y que deberían regresar en junio.

"Las incorporaciones dependerán de los jugadores que se vayan. ¿Si buscaremos a un N° 9 como Farías, Figueroa y Carignano? Por ahora no lo veo", dijo Macri.

Los futbolistas que deben volver son: Córdoba (Besiktas), Astrada (Italiano), Andrizzi (Arsenal), C. Ríos (Unión), La Paglia (Talleres), Marchant (Racing), Gaitán (Monterrey), C. Giménez (Unión), Pereda (Melgar), Arce (Gimnasia), Cardinale (Italiano) Colautti (Banfield), Carreño (Chicago), Adrián Guillermo (Estudiantes de Bs. As.) y Barijho (Grassopphers).

El jugador que más posibilidades tiene de emigrar es Battaglia, que lo pretenden de España y Alemania. Con Cascini se llegó a un acuerdo para renovar el contrato, pero todavía no se firmó: "Tenemos jugadores en esa posición (Battaglia, Villarreal, Pinto, Silvestre). Se quedará si vendemos a otro futbolista de sus características", apuntó Macri.

Otras situaciones:

El regreso de Oscar Córdoba . La opción que tiene Besiktas es de 2.500.000 dólares. Macri aclaró: "El equipo turco tiene ganas de comprarlo, pero si no lo hace hay equipos ingleses interesados en él".

La permanencia del Equi González : "El jugador está negociando su situación con Central. Una vez que solucione esa parte, hablará con nosotros para ver si sigue o no en Boca".

El sueño de Walter Gaitán : "Monterrey tiene una opción de compra. Dependerá más de las ganas del jugador. No estamos en condiciones de pagarle un contrato como el que gana en México".

Las decisiones no serán sencillas, aunque es casi seguro que el plantel se reducirá.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.