El Pentagonal de Grandes. Otra sonrisa: River festejó gracias a Jairo Patiño