Otra suspensión: Agremiados pasó el final del Apertura para febrero

La fecha se iba a jugar el miércoles y jueves próximos; el gremio adujo que no existen garantías de seguridad; siguen las gestiones
Ariel Ruya
(0)
22 de diciembre de 2001  

El desenlace del torneo Apertura aún es incierto . Poco después de que la AFA reprogramase la última jornada del certamen de la máxima categoría del fútbol local para el miércoles y jueves próximos, Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) decidió que, debido a la crisis que atraviesa el país, no están dadas la condiciones mínimas de seguridad para que se jueguen los partidos correspondientes a la primera división y a la B Nacional.

De acuerdo con el comunicado que se difundió anoche, uno de los motivos por los cuales Agremiados determinó la postergación del fútbol es el siguiente: "En estos momentos debemos privilegiar el orden constitucional, la paz social y la tranquilidad de nuestros compatriotas por sobre cualquier evento deportivo por más importante que fuere, debiéndonos despojar de intereses personales y sectoriales en aras del bienestar común".

En la argumentación firmada por Sergio Marchi (secretario general de FAA), Carlos Pandolfi (secretario general adjunto) y Jorge Domínguez (secretario gremial), se explica que todos los futbolistas profesionales de primera división y de la B Nacional decidieron no presentarse a jugar en las fechas previstas para el miércoles y jueves próximos.

En consecuencia, el sindicato pidió que la definición de ambos torneos se reprograme para el 1°, 2 y 3 de febrero de 2002. Ante la posición que tomó Agremiados, la AFA suspendió la reanudación de los campeonatos mencionados y el miércoles venidero le pondrá fecha definitiva al final del Apertura.

Los dirigentes de FAA manifestaron que la decisión se adoptó tras una consulta con todos los planteles afectados a los partidos organizados por la AFA para la semana próxima. Pero antes de que se conociese la resolución de Agremiados, muchos futbolistas profesionales reconocieron a LA NACION que no estaban enterados de un interés general de sus colegas para posponer el final del campeonato. Sin embargo, Juan Carlos Touriño, coordinador de FAA, explicó: "Hablamos con más de 200 jugadores y todos decidieron adoptar esta medida. Ninguno expresó una posición opuesta".

Después se supo que esto no fue tan así, ya que los jugadores de Racing pusieron el grito en el cielo cuando se enteraron de la postergación que sufrió la definición del Apertura. "Es una falta de respeto hacia la gente y hacia nosotros", dijo el defensor Carlos Arano. El conjunto de Avellaneda llega a la última fecha del torneo con tres puntos de ventaja sobre el único equipo que lo puede alcanzar, River. A partir de esta suspensión, la ansiedad de los simpatizantes académicos y millonarios deberá esperar hasta que la AFA disponga una nueva fecha para Vélez-Racing y River-Rosario Central; ambos cotejos estaban previstos para el jueves próximo a las 16.10.

Al parecer, la iniciativa de no jugar nació de los planteles de Independiente, Unión y Colón y algunos de la B Nacional (Los Andes y Tigre, entre otros). Algunos se quejaron por la demora en el pago de los salarios y otros porque no se cumplirán los 15 días de licencia obligatorios que se firmó con la AFA. Ante este panorama, Julio Grondona, presidente de la AFA, ofreció adelantar la fecha para el miércoles que viene, para que los futbolistas puedan comenzar antes con sus vacaciones.

"Se debe preservar la paz y tiene que restablecerse el orden público; la fiesta deportiva debe quedar en un segundo plano. No podemos desconocer la realidad. Todavía se están removiendo escombros", fue la explicación de Marchi antes de que los hinchas de Racing se agolparan en la puerta de Agremiados. La contestación de Grondona no se hizo esperar: "Hablé con la policía y me aseguraron que podían prestar servicios en los distintos partidos de la última fecha del Apertura y de la B Nacional".

En otro orden, Marchi se mostró dubitativo cuando se le mencionaron los torneos de verano, que arrancan el 12 de enero. "Veremos, veremos", dijo.

Cuando la jornada culminaba, Jorge Domínguez explicó que el diálogo está abierto a otra modificación. Es decir que si la coyuntura del país cambia, el fútbol podría reanudarse antes de febrero. Entre jugadores que no saben si irse o no de vacaciones y clubes que no saben si licenciar o no a sus empleados, el cortocircuito entre Agremiados y Grondona sumó otro capítulo. Habrá que ver cuándo se escribirá el que le pondrá final al Apertura. El suspenso alrededor del próximo campeón continúa en medio de una situación de incertidumbre.

Como era la fecha

La 19a jornada y última del Apertura se iba a jugar entre el miércoles y el jueves próximos. Los cotejos decisivos de Vélez-Racing y River-Rosario Central estaban previstos para el jueves, a las 16.10. Pero ante la actitud de Agremiados, la AFA postergó el final del campeonato.

Por: Ariel Ruya
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.