Otro acto de violencia antes del clásico rosarino: atacaron un nuevo local de Newell´s