"Fue un desahogo", dijo el N° 9. Palermo recuperó la memoria y volvió a convertir