Para Banfield, el empate no alcanzó como consuelo

Los dirigentes discutieron con la policía por la insólita división de la tribuna local
(0)
10 de diciembre de 2001  

Más allá del meritorio empate frente al puntero del certamen, los jugadores de Banfield no quedaron conformes con el resultado, según la opinión de Brahaman Sinisterra : "Tuvimos muchas posibilidades para ganar el partido, pero fallamos en la definición. Por eso nos quedamos sólo con el empate, aunque al menos nos sirve para seguir sumando y generarnos mayor confianza en nuestra capacidad, la que habíamos perdido con el pobre comienzo de campeonato que tuvimos".

La disconformidad también pasó por lo económico, porque con esta igualdad perdieron la posibilidad de obtener 100.000 pesos por sumar 15 puntos en los últimos cinco partidos del torneo, en un premio extra que dispusieron los dirigentes del Taladro, con una escala que tiene como base 50.000 por nueve puntos. Esta incentivación comenzó con Chicago y llevan sumadas siete unidades.

Para el técnico, Luis Garisto, el partido "fue parejo y trabado, con algunos pasajes mejor jugados por Banfield, con la premisa de cuidar, primero, nuestro arco para que Racing no llegara con peligro y, luego, buscar la valla rival para alcanzar la victoria, algo que no se dio porque nos faltó contundencia".

El capitán, Javier Sanguinetti , se quedó con las ganas del triunfo porque "hubiera sido importante para los hinchas reivindicar aquella recordada final de 1951, cuando Racing ganó el campeonato con una definición polémica; ahora, con una derrota, se le hubiera complicado más la obtención del presente torneo". ¿Un agregado? Banfield estrenó camiseta similar a la de aquella época.

  • Disgusto. Los dirigentes de Banfield se enojaron. Y fue con la Policía Federal. Porque los encargados del operativo de seguridad dispusieron, sin consultarlos, que la tribuna cabecera de la calle Luna fuese ocupada una parte por la parcialidad albiverde y la otra por simpatizantes racinguistas, separados sólo por un pulmón de unos 10 metros con un cordón policial. Por ello, que a punto estuvo de originarse un serio incidente previamente al partido.
  • Fue entonces que el secretario del club, Pascual Mazzotta, y el vicepresidente, Raúl Baud, exigieron que los hinchas de Racing se pasaran a la platea Miravé, porque de lo contrario el equipo no saldría a jugar, ya que Banfield no iba a ser responsable de una eventual desgracia. Y los encargados del operativo tuvieron que acceder.

    "Lo lamento por los que pagaron 45 pesos por esa platea y estuvieron incómodos; es que no quedaba otra. Cuando el jueves pasado ofrecimos instalar una verja divisoria para aprovechar mejor esa tribuna, la policía no quiso por seguridad", comentó Baud.

    Apuntes

    Amistosos para festejar: en Racing saben que todavía hay que esperar para concretar el objetivo del título, pero quieren ser previsores y manejan ideas para un posible festejo. Una idea sería concretar un par de amistosos. Si el Apertura se definiera el próximo domingo, se pediría adelantar para el miércoles 19 el partido con Vélez de la última fecha, y el 23 se haría un match con Palmeiras. Otro rival, unos días después, sería Guaraní, de Paraguay, aunque esto es más difícil porque el equipo dirigido por Gustavo Costas juega la liguilla en su país.

    Premio: además de recibir la recaudación de esos posibles encuentros, los jugadores de Racing tienen pactado un premio, si obtienen el Apertura, de un millón de pesos por distribuir entre todos.

    Plateas devueltas: Racing devolvió a Banfield 1800 plateas de $ 70, que no habían sido vendidas. Hubo quejas porque, se aseguró, esas ubicaciones fueron ofrecidas ayer a $ 40 por el club del Sur.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.