El ascenso. Para defender el invicto