Para Lanús, fue un día de respiro