Pasaron 80 días y el cuerpo del barra muerto sigue en Sudáfrica