Pasó frío por un buen rato: la gente sólo fue a ver a la Pulga