Pegó una trompada descomunal y fingió que lo agredieron