Pellettieri y el desquite en Lanús