Perdón a ustedes, señores Ramón Díaz y Carlos Bianchi