En Nueva Jersey. Perú, una escala para reaccionar