Juegan en Lima, en un clima tenso. Perú y Chile van a todo o nada