Cambios en la lista de buena fe. Pocho Insúa, una difícil alternativa