Por el tricampeonato

Aunque se va, el DT quiere que Boca gane la Libertadores
(0)
17 de diciembre de 2001  

Y Carlos Bianchi le dijo adiós a su familia boquense, con la promesa de volver... Sus principios pudieron más que lo que ordenaba su corazón y no hubo marcha atrás para que modificara la postura de irse.

Bianchi reconoció que acaso se haya equivocado en despedirse. No por nada el DT hizo un juicio sobre sus actos. “Cuando uno tiene valores muy anclados se hace difícil cambiar, más cuando uno envejece. Si hubiese tenido 25 años, tal vez mi decisión era otra. Siempre dije que sólo los imbéciles no cambian de opinión...Yo soy un imbécil”, afirmó el técnico.

Los avatares de los triunfos lo dejaron al lado de los jugadores. El agradecimiento fue para ellos. “¿Por qué el banco de Boca no fue una silla eléctrica para mí? Todo gracias a los jugadores. Son ellos los que me hicieron sentir que sé de fútbol, que uno es un fenómeno manejando los grupos...y que en definitiva te hacen sentir que uno es el mejor. Me hubiese gustado dirigir al equipo en la Libertadores del año próximo tras los títulos en 2000 y 2001. Igual, aunque no esté, y por más que Vélez también la juegue, quiero que el campeón sea Boca”, aseguró Bianchi.

A un tipo sentimental como Bianchi se lo compra con afectos. Tal vez haya sido por eso su reconocimiento al público y ciertas indirectas para los dirigentes. “Cuando uno defiende los colores de un equipo tan importante como Boca hace que los sentimientos aumenten mucho más. Cuando dije que tenía olor a bostero, lo dije porque lo sentía. No soy para nada demagogo. ¿Por qué me voy? Yo sé porqué, pero no lo voy a decir. Cuando el pueblo quiere saber, ¿quién es el que habla?

–El presidente.

–Pregúntele a él entonces...

Nostálgico, perdido entre la muchedumbre, que perseguía frenética un autógrafo, Bianchi dijo adiós. Quizá continúe reprochándose seguir la flecha de salida. Pero como él dijo, es fiel a sus principios. Y eso no lo tuerce ningún éxito, ningún idilio o tentación.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.