Por la punta: Avellaneda recupera la expectativa de un clásico

Precedidos por los debuts triunfales y la ilusión de dos planteles renovados, Independiente y Racing se enfrentan hoy, a las 15.30
(0)
26 de agosto de 2001  

Si hay algo que por Avellaneda en estas horas nadie quiere escuchar es un llamado a la mesura. Para la gente de Independiente y Racing, en estos momentos, es una impertinencia ponerle un freno a tanta ilusión, expectativa y ambiciones de grandeza. No importa que la base de sustentación de todo eso sean apenas un debut triunfal y la renovación de dos planteles que aún tienen mucho por demostrar. Cuando el desasosiego y la frustración vienen de vieja data, alcanzan unas pocas señales positivas para creer en la resurrección. Así es el fútbol, según la pasión de los hinchas.

Acostumbrados a que las desventuras deportivas agobiasen a uno u a otro en los clásicos de los últimos años, Independiente y Racing se encontrarán hoy, a las 15.30, con el ánimo de que algo positivo se está gestando. Es cierto, esta vez influye mucho que el Apertura apenas comenzó y que la esperanza no se le niega a nadie cuando todos parten desde el mismo sitio. Pero tanto o más que eso incide que los dos superaron el estreno con un triunfo, y que los refuerzos alientan a mejorar las últimas campañas.

Por eso, el estadio de la doble visera estará completo como hace rato no se lo veía en ocasión de un clásico. Independiente, más allá de la derrota durante la semana ante Colo Colo por la Copa Mercosur, levantó elogios por el 4 a 1 a Vélez de hace siete días. Se fortaleció con la inclusión de Hernán Franco en el medio campo y Silvera se presentó con un espontáneo entendimiento con Forlán en la delantera. El Rojo tendrá el debut de Guiñazú -ex Newell«s y con un paso sin nota por Italia-, un volante con buen dominio y encarador; Bustos, un aplicado recuperador de pelotas, reaparecerá tras la fecha de suspensión por Galván. Del medio hacia adelante, Independiente es un equipo de cuidado si se convence de su potencial y lo acompaña con apetito ofensivo.

Racing cerró un trabajoso éxito ante Argentinos por la mínima diferencia y con la fortuna de un gol en contra. Es el plantel que más se renovó y eso siempre implica un crédito abierto; no llegaron indiscutibles pero sí nombres que suponen un salto competitivo, caso Loeschbor, Gustavo Barros Schelotto y Maceratesi. Y algún tapado , como Maciel -ex Almagro-, que se perfila como una pieza muy importante en el medio.

La Academia pondrá en la cancha una cara nueva: el arquero Campagnuolo. El resto de la formación no tendrá variantes. Estévez, tras la lesión, estará en el banco.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?