Por qué es tan importante esta nueva final para River de cara al 2020

Marcelo Gallardo, concentrado en terminar el año de River con un festejo en la Copa Argentina
Marcelo Gallardo, concentrado en terminar el año de River con un festejo en la Copa Argentina Fuente: FotoBAIRES
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
12 de diciembre de 2019  • 23:59

MENDOZA.- Pasaron 20 días de la dolorosa y estrepitosa derrota que sufrió River con Flamengo en la final de la Copa Libertadores. Pero, mientras la herida todavía cicatriza, en Núñez ya se respiran las ilusiones renovadas de un presente que permite soñar con un futuro esperanzador. Hoy, en la capital mendocina y frente a Central Córdoba de Santiago del Estero, buscará ganar su tercera Copa Argentina en un duelo que en la previa parece ser un verdadero David vs. Goliat. Una batalla -a priori- dispar, pero en la que ambos saben qué rol cumplen y qué trascendencia tiene una definición crucial.

Para River será una final fundamental. Aunque pueda parecer un premio menor luego de no poder sellar la quinta conquista continental en Lima, conseguir el undécimo título en las 15 finales que acumula el ciclo del Muñeco en cinco años y medio no será tan solo un número más a las brillantes estadísticas. Es la posibilidad de revalidar el trabajo del año, conseguir otro espaldarazo para iniciar el 2020 con altas expectativas y lograr el boleto a la etapa de grupos de la Copa Libertadores para evitar así los cuatro partidos del repechaje en febrero.

La continuidad de Marcelo Gallardo fue un shock emocional y anímico necesario para afrontar el duelo de hoy, pero en la intimidad del plantel saben que no alcanzará tan solo con la determinación mental para ganar la final. Enfrente habrá un duro escollo: el equipo de Gustavo Coleoni se ha sabido ganar un considerable respeto en su semestre inicial en primera división al ser un equipo con carácter y personalidad para jugar frente a cualquier rival.

Por otro lado, también se trata de un equipo consolidado como el de Gallardo frente a uno en formación como el de Coleoni: mientras que River mantiene una base hace años a la que solo le hace retoques necesarios, Central Córdoba sumó 23 refuerzos en el último mercado de pases para rearmarse de cara a la Superliga luego de sufrir nueve bajas tras ganar el reducido en la B Nacional.

Más allá de todo, el equipo santiagueño no deja de asombrar en su hora más gloriosa: en junio cumplió 100 años y logró el ascenso a primera división tras 48 años (acumula cuatro participaciones en la máxima categoría) y hoy se encuentra ante la posibilidad de conseguir su primer título de AFA en la historia, ya que solo cuenta con cinco ascensos y sucesivos títulos provinciales: 47 ligas santiagueñas, una Copa de Santiago y dos torneos Regionales.

Para acceder a la final de la Copa Argentina dejó en el camino a Nueva Chicago (1-0), All Boys (1-0), Villa Mitre (2-1), Estudiantes de La Plata (1-0) y Lanús (1-0). Haber recibido tan solo un gol en contra en cinco juegos marca la estirpe futbolística que Coleoni le imprimió al equipo: un juego aguerrido, intenso y directo, con buenos rematadores de media distancia y mucho carácter. El entrenador de 51 años, que recorrió el país dirigiendo 12 equipos en el ascenso, es el gran líder de un club que hace dos años había descendido al Federal A.

Entre las figuras se destacan el volante central y capitán Cristian Vega, el mediocampista ofensivo Lisandro Alzugaray y el delantero Jonathan Herrera. Ambos atacantes tienen cuatro goles cada uno en la Superliga y suman casi la mitad de los 17 del equipo, que está 18° en la tabla producto de cuatro triunfos, cuatro empates y seis derrotas, mientras que en los promedios se ubica en el puesto 21, hoy siendo el último en no descender.

Enfrente estará el gigante River, con su rica historia de 65 títulos (47 nacionales entre ligas y copas y 18 internacionales entre FIFA/Conmebol y AFA/AUF) que se convalida con un auspicioso presente: es escolta de la Superliga, reciente subcampeón de la Libertadores y protagonista exclusivo de la Copa Argentina desde hace varios años. Tan es así que lleva 22 partidos en fila sin perder en los 90 minutos en el torneo que lo vuelve a tener como finalista por tercera vez en los últimos cuatro años.

Tras ganar los títulos de 2016 y 2017, esta vez fueron Argentino de Merlo (3-0), Gimnasia y Esgrima de Mendoza (1-1 y 5-4 en los penales), Godoy Cruz (1-0), Almagro (2-0) y Estudiantes de Buenos Aires (2-0) los rivales que sufrieron la supremacía del equipo de Gallardo, que hoy intentará reconfirmar el éxito de su ciclo ante un rival que quiere seguir dando batacazos gloriosos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.