El blooper de Sergio Romero, que costó una derrota en el final