Por Zanetti, Inter pasó de la alegría al susto