Postergado: San Lorenzo y Flamengo jugarán mañana

Por la crisis social y sin garantías de seguridad, la final cambió de fecha y horario; se disputará a las 15, en el Nuevo Gasómetro
(0)
20 de diciembre de 2001  

Por la crisis que azota a la Argentina y sin suficientes garantías de seguridad, se postergó para mañana, a las 15, en el Nuevo Gasómetro, el segundo partido por la final de la Copa Mercosur, entre San Lorenzo y Flamengo.

En una reunión que se desarrolló anoche en el hotel Hilton, entre las autoridades de la Confederación Sudamericana (CSF) y los dirigentes de San Lorenzo y Flamengo, se determinó el nuevo día y horario del encuentro.

La decisión no le agradó a las autoridades del club brasileño, y exigirá hoy, en una nueva reunión “garantías totales por la grave situación que existe en la Argentina”. Más allá del anuncio oficial, aún se espera el visto bueno del gobierno argentino para asegurar la realización del encuentro. Paso a paso, lo que pasó ayer en toda la jornada:

  • A las 16.30, los agentes de la seccional 36ª, encargada del operativo de seguridad, se presentaron en el estadio, varias horas antes del cotejo. Allí permanecieron hasta las 18.12, cuando se confirmó la suspensión del cotejo. Omnibus con cientos de simpatizantes del interior ya estaban instalados en las tribunas y tuvieron que marcharse ante la decisión oficial, comunicada por la voz del estadio.
  • Fernando Miele, presidente de San Lorenzo, acordó con Eduardo Deluca, secretario de la CSF, la suspensión del encuentro.
  • “No se puede garantizar el espectáculo por cómo está el país. Ahora vamos a una reunión, pero puede pasar cualquier cosa. El presidente de Flamengo nos pidió, incluso, que repartamos el premio y que no se juegue la final. Parece que no quieren jugarla”, comentó, por esas horas, Gustavo Miele, dirigente de San Lorenzo.
  • Más tarde, Edmundo Silva, titular de la entidad carioca, lo desmintió, en parte. “Nosotros queremos que se reparta el dinero, pero que se juegue en Río de Janeiro. O en Montevideo...”, declaró. El premio en cuestión es 3.000.000 de dólares para el campeón, y 1.000.000 para el subcampeón. Lo que no pretendían era postergar la final para el año próximo, porque se iban a quedar sin varios jugadores.
  • El plantel de San Lorenzo, mientras tanto, esperaba con ansiedad. Tras un llamado a la concentración de la Ciudad Deportiva, el técnico Manuel Pellegrini le dio vía libre al plantel. “No se sabe cuándo se va a jugar. Mañana (por hoy), pasado o nunca. Esto es increíble. Ahora agarro el bolso y me voy para mi casa pero, la verdad, lo agarraría para volverme a Europa...”, le decía a LA NACION, vía celular, Alberto Acosta. Otro tema preocupaba en el club: no estaba prevista una cena en la noche de ayer, por lo que no había suficiente comida y bebidas.
  • El búnker de Flamengo, en el hotel Marriot, también vivió horas de tensión, sin saber cuándo se jugaría el partido. Más de 300 hinchas llegaron a nuestro país, muchos de los cuales no tenían un domicilio fijo, por lo que se quedaron en las inmediaciones del hotel. “Es muy triste todo lo que pasa acá, pero en Brasil la situación no es mucho mejor”, comentó el yugoslavo Petkovic, la figura carioca.
  • Mientras se desarrollaba la cumbre entre Leoz, Miele y Silva, los rumores recorrieron el lugar. Pero luego de tres horas, el match se postergó para mañana, a las 15.
  • “El fútbol no tiene nada que ver”

    “Mientras se juegue en San Lorenzo, no va a haber problemas, porque no estaría bien cambiar de escenario por lo que sucede en la Argentina. Si bien es cierto que la situación es muy delicada, el fútbol no tiene nada que ver”, comentó Fernando Miele, presidente de San Lorenzo, tras la reunión desarrollada en el Hilton, que contó con Nicolás Leoz, titular de la Confederación Sudamericana; Eugenio Figueredo, presidente de la Federación Uruguaya; Eduardo Deluca, secretario de la CSF, y Edmundo Silva, máxima autoridad de Flamengo.

    “Yo me acuerdo de que en otras oportunidades, con estado de sitio incluido, el fútbol siguió su curso. Hoy (por ayer) era evidente que no estaban dadas las garantías, pero esperemos que esté todo en orden para el viernes”, dijo Miele, que dejará de ser el presidente de la entidad azulgrana el 27 del actual, luego de 15 años en el poder.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.