Preocupan las barras de Racing

Ante los conflictos internos, la comisaría 1era de Avellaneda tiene previsto un operativo especial
(0)
30 de abril de 2004  

La peligrosa historia de diferencias en el seno de la barra brava de Racing, que explotó otra vez en ocasión del encuentro con Talleres, en Avellaneda, promete un nuevo capítulo para hoy, o al menos es la gran preocupación de las autoridades policiales que redoblaron los esfuerzos para el choque de esta noche con Nueva Chicago, por la duodécima fecha del torneo Clausura.

Por lo pronto, en la comisaría 1era de Avellaneda, que se encargará de la seguridad del espectáculo, se diagramó un importante operativo con la idea de evitar cualquier choque entre las fracciones de los hinchas más pesados de la Academia.

Los 600 efectivos policiales destinados al cotejo estarán a cargo del subcomisario jefe de la mencionada seccional, Jorge Norberto Porcela.

La barra se dividió en dos. Por un lado está la actual Guardia Imperial, nombre histórico con el que se conoce a la barra brava de Racing. Pero hay otro grupo, que hasta hace un tiempo ostentaba el poder bajo ese mismo nombre, y que ahora se da en llamar La Barra del Morro, porque la mayoría de los integrantes pertenecen a un barrio de emergencia con esa denominación, de Lanús. Se sabe que desde hace un par de fechas comenzaron los enfrentamientos violentos internos y siguieron en Rafaela, el último sábado.

Se intensificarán los cacheos y está previsto que un grupo de la infantería custodie la tribuna local. Además, el movimiento de los barras será monitoreado a través del sistema de audio y video de seguridad.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.