Punto de vista. Presiones, calor y antiguas cuentas