Punto de oro: Al final, Rafaela festejó el 0 a 0

En San Juan, San Martín fue superior al puntero, que se protegió y que conservó la ventaja en la vanguardia
(0)
26 de mayo de 2003  

SAN JUAN.- A la luz de los resultados se podrá pensar que el líder Atlético Rafaela resignó dos puntos vitales y que dejó pasar una buena posibilidad para conseguir una ventaja fundamental en la cima. Todo lo contrario. El equipo santafecino rescató un empate sin goles cuando mereció regresar con las manos vacías de su visita a San Martín, cuya falta de puntería fue el castigo más severo y la mejor explicación para el 0 a 0.

Rafaela llegó con el ánimo en el punto más alto después del empate del escolta, Argentinos, que el jueves último igualó en dos tantos con San Martín, de Mendoza. En el comienzo buscó esa victoria que lo despegaría en las posiciones, pero el espíritu ambicioso le duró poco, apenas 15 minutos. El local se afirmó en las marcas y, con solvencia, neutralizó el circuito ofensivo, liderado por Filosa y Del Bono.

El rendimiento de Rafaela decayó y, a la par, creció paulatinamente el de San Martín, que se encontró con el dominio territorial y con el control de la pelota. Aunque todas las buenas intenciones de los sanjuaninos se frustraron dentro del área. Mitad por la impericia de los atacantes, Montagna y Díaz; mitad por el buen trabajo del arquero Medrán, la figura, que una y otra vez le ahogó el grito al equipo local.

Resultó llamativo el bajón futbolístico del puntero, que mostró actuaciones individuales muy flojas. El equipo dirigido por Oscar Blanco no tuvo coordinación y las constantes imprecisiones le quitaron la dinámica característica.

San Martín se dio cuenta de las fallas de Rafaela, se animó y se adelantó varios metros en busca de la apertura. Pacheco se plantó bien en el medio campo; Alejandro Gómez y Fullana fueron incansables, y Dillon tomó las riendas. Sólo faltó una pizca de eficacia. Montagna definió desviado desde dos posiciones inmejorables y Medrán les ganó en el duelo personal a Díaz y a Dillon. Esas imágenes se repitieron hasta el cansancio.

Encima, dos sanciones controvertidas del árbitro Juan Pablo Pompei encendieron los reclamos del público. Primero, un claro penal de Bovaglio a Ortiz, que el juez ignoró; después, una jugada invalidada que había finalizado con el gol de Díaz. Aunque Pompei acertó en la última, ya que el delantero se encontraba fuera de juego por unos pocos centímetros.

Rafaela reconoció sus limitaciones y se protegió con esfuerzo. Pero nunca encontró la claridad necesaria para el contraataque. Pese a la confusión, contó con dos buenas posibilidades con el juego aéreo, desperdiciadas por Forestello y García. Al final, el líder se retiró conforme con un empate que dejó las cosas intactas en la vanguardia.

Quilmes fue imparable y goleó 5 a 1

Quilmes, con una actuación sobresaliente, goleó 5 a 1, a Gimnasia y Esgrima, de Concepción del Uruguay. Héctor Aguilar, Rodrigo Braña y Darío Fernández, la figura del partido, fueron las piezas clave de la victoria del conjunto cervecero, porque nunca encontraron oposición a la hora de adueñarse del medio campo, desde donde nacieron las mejores acciones ofensivas.

Desde el comienzo, Quilmes atacó con determinación ante un rival que nunca reaccionó. A los 7 y 9 minutos, Fernández y Daniel Cicogna, en este orden, estuvieron cerca de convertir. Estas acciones, que anunciaron la contundente actuación del conjunto que dirige Gustavo Alfaro, mostraron la impotencia de los entrerrianos, que utilizaron el juego brusco para detener los avances de su adversario.

En el segundo período, Quilmes conservó el control de las acciones, definió el partido y obtuvo el reconocimiento de su público, después de varias frustraciones.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.