Pizarrón y pases cortos. Qué le deja Santoro a Borghi