Que los hinchas visitantes no vuelvan nunca, el deseo de muchos dirigentes