El clásico de Avellaneda. Racing e Independiente, con pocas señales a la vista