El torneo Clausura. Racing fue un bocado en el banquete de fútbol que se regaló Estudiantes